ALUMNOS


- Portal Alumnos
- Acceso a Blackboard
- Acceso a Padres
- Acceso a Biblioteca Digital (SIB)
- Tutorial para Elaborar Horario
- Tutorial para Activar Correo Gmail

COACHES


- Acceso a Blackboard
- Acceso a Profesores

COLABORADORES


- Portal Colaboradores
- Portal Recursos Humanos
- Portal Bolsa de Trabajo
- Portal Expediente U-ERRE
- Acceso a Profesores

Colaboración: Séptima herramienta esencial para resolver problemas que aún no identificamos.

Por Emmanuel Aguilar, Susana Romero, y Rita Sánchez del Lab Innovación Educativa U-ERRE

“Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado.” - Proverbio africano

El 25 de septiembre de 2015 fue un día histórico para el mundo. Los líderes de las naciones del mundo aprobaron y publicaron los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los cuales representan las metas más ambiciosas que nos hemos planteado como humanidad. Esta tarea, además de complicada, representa un esfuerzo no sólo de los líderes de los gobiernos del mundo, sino de los grupos académicos y del sector privado de diferentes hemisferios. Sin embargo, es natural preguntarse: ¿Cómo lo lograron? ¿Cuál ha sido la clave del éxito?

Un punto de partida para explicar este resultado, es el ejercicio de empatía que se tuvo que realizar. Los líderes y los ciudadanos hemos tenido que entender cada vez más acerca de las necesidades que compartimos los unos con los otros, lo que ha desarrollado un mayor sentimiento de colaboración en las naciones y entre naciones. Pobreza, salud, educación de calidad; todos somos conscientes de los retos que afrontamos, pero también somos conscientes de que solo en conjunto podremos encontrar soluciones a estas problemáticas y necesidades mundiales.

Mucho hemos leído sobre cómo la colaboración es una herramienta esencial para sobrevivir en el siglo XXI. La sociedad global, cada vez más compleja, requiere ciudadanos educados que puedan aprender continuamente y trabajar en la diversidad de contextos locales e internacionales (Fullan, 2007, p. 7). Según el reporte de la Association of American Colleges and Universities (Hart Research Associates, 2015), “Falling Short? College Learning and Career Success”, más del 80 por ciento de las empresas medianas y grandes corporaciones, requieren habilidades de colaboración en sus empleados- sin embargo, sólo el 40 por ciento de ellas consideran que los graduados están preparados para trabajar en equipo.

¿Cómo podemos, las instituciones educativas, seguir el ejemplo de colaboración de la ONU para atender las necesidades de nuestras comunidades y preparar ciudadanos globales? Tenemos como reto evolucionar nuestros espacios en centros donde la colaboración entre individuos es esencial para el aprendizaje y para encontrar soluciones a las problemáticas reales. Huber (2008) insiste en la importancia de crear metodologías más participativas, fundamentadas en la comunidad práctica donde el conocimiento es situado, colaborativo y reiterativo. La colaboración puede ayudar a los estudiantes a pensar de manera profunda y creativa acerca de un tema, así como ser más empáticos hacia las perspectivas de otros (Sparks, 2017).

Sin duda, las instituciones educativas tenemos una gran responsabilidad para continuar transformando comunidades. ¿Podemos reinventarnos para atender las necesidades actuales y futuras? ¿Qué significa rediseñar nuestra educación para un mundo colaborativo?

En el siguiente artículo, exploráremos la octava herramienta, Comunicación. ¡No se lo pierdan!

Sobre los autores:

Emmanuel Aguilar (eaguilar@u-erre.mx) del Lab Innovación Educativa U-ERRE es Especialista en Desarrollo Profesional en el Lab Innovación Educativa U-ERRE. Sus áreas de especialización e interés incluyen la innovación educativa, políticas educativas, políticas de juventud, innovación gubernamental, entre otros.

Susana Romero (saromero@u-erre.mx) es Especialista en Desarrollo Profesional en el Lab Innovación Educativa U-ERRE.  Sus áreas de e investigación abarca minorías étnicas y factores sociales e institucionales que intervienen en sus estrategias socioeducativas en un contexto educativo urbano.

Rita Sánchez (rdsanchez@u-erre.mx) es la Directora del Lab de Innovación Educativa de la U-ERRE. Sus áreas de especialización y de investigación incluyen el diseño instruccional con enfoque transdisciplinarios, desarrollo profesional en liderazgo instruccional y en el área de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés).  

El Lab de Innovación Educativa (LIE) U-ERRE está comprometido con la creación y difusión de estrategias para buscar soluciones novedosas a los desafíos y retos actuales y futuros de la educación. Para más informes sobre el Lab de Innovación Educativa y sus proyectos, favor comunicarse a lie@u-erre.mx.

Referencias:

Fullan, M. (2007). The new meaning of educational change. Routledge. (Capítulo 1. A Brief History of Educational Change)

Hart Research Associates. (2015). Falling short? College learning and career success. Association of American Colleges and Universities.

Huber, G. L. (2008). Aprendizaje activo y metodologías educativas Active learning and methods of teaching. Tiempos de cambio universitario en, 59.

Sparks, S. (2017). Children Must Be Taught to Collaborate, Studies Say: Researchers explore group work in class. Recuperado de https://www.edweek.org/ew/articles/2017/05/17/children-must-be-taught-to-collaborate-studies.html