ALUMNOS


- Portal Alumnos
- Acceso a Blackboard
- Acceso a Padres
- Acceso a Biblioteca Digital (SIB)
- Tutorial para Elaborar Horario
- Tutorial para Activar Correo Gmail

COACHES


- Acceso a Blackboard
- Acceso a Profesores

COLABORADORES


- Portal Colaboradores
- Portal Recursos Humanos
- Portal Bolsa de Trabajo
- Portal Expediente U-ERRE
- Acceso a Profesores

Liderazgo

Quinta herramienta esencial para resolver problemas que aún no identificamos.
Por Rita Sánchez del Lab Innovación Educativa U-ERRE

“Los líderes anticipan el futuro. Se encuentran al borde del mundo conocido, patrullando la frontera entre el ‘ahora’ y lo ‘que sigue’ para detectar tendencias. Ayudan a otros a ver el futuro, también, guiando a la gente a través de lo inesperado e inspirándolos a desear una mejor realidad.” Duarte & Sánchez (2016)

La sociedad global es cada vez más compleja, requiriendo ciudadanos educados que puedan aprender continuamente y que puedan trabajar en la diversidad local e internacional (Fullan, 2007, p. 7). Si podemos revolucionar nuestras universidades para que no enseñemos para el examen, sino que desafiemos y empoderemos a los estudiantes, haremos un mejor trabajo ayudándolos a tener éxito en un mundo incierto. El objetivo de la educación superior es mucho más que prepararlos para la fuerza laboral. Es prepararlos para el mundo (Davidson, 2017, pp. 15-16).

¿Y cómo llevar a cabo esta gran hazaña? ¿Qué requieren las universidades para formar líderes y ciudadanos globales? En este artículo vamos a explorar el liderazgo instruccional, una categoría de liderazgo necesario para lograr una innovación educativa en nuestras instituciones académicas para lograr atender las necesidades actuales y futuras de la sociedad.

Innovar no es solo poner en práctica las políticas más recientes. Innovar significa cambiar la cultura en el salón de clases, escuelas, distritos, universidades y sociedad (Fullan, 2007). La innovación debe ser multidimensional; debe haber por lo menos tres componentes al implementar cualquier programa o política nueva: (1) la posibilidad de usar materiales nuevos o revisados; (2) el uso posible de nuevos enfoques para la educación; y (3) la posible alteración de creencias (Fullan, 2007). Es imposible llevar a cabo una innovación educativa si se diseñan nuevos materiales y se tienen nuevos enfoques, pero la cultura de la escuela sigue igual. Es imposible lograr una innovación educativa si se diseñan nuevos materiales y se tiene un cambio en las creencias, pero se siguen implementando las cosas de la misma manera, con las mismas estrategias. Es imposible que exista innovación educativa si se logran nuevos enfoques y se altera la cultura, pero los materiales son los mismos de hace años. En conclusión, para lograr una innovación educativa, deben estar presentes los tres componentes.

Las escuelas, como organizaciones de aprendizaje, continuamente estudian sus sistemas, determinan qué funciona, qué se necesita mejorar y realizan los cambios que necesitan para lograr su objetivo: asegurar una enseñanza de alta calidad (Darling-Hammond, Burns, Campbell, Goodwin, Hammerness, Low, McIntyre, Sato, & Zeichner, 2017). Para lograr este fin, los sistemas de trabajo de alto rendimiento, dentro de las escuelas, deben ver a la enseñanza como una profesión donde la sólida preparación y el apoyo continuo de los maestros contribuyen en gran medida a garantizar que todos los alumnos tengan acceso a maestros altamente efectivos y atentos, que saben cómo enseñar y que trabajan para mejorar continuamente su práctica docente (Darling-Hammond et. al., 2017, p. 149). El Líder Instruccional es un elemento esencial en las instituciones académicas para elevar la calidad de la enseñanza y el aprendizaje al fomentar una cultura de innovación educativa.  

Michael Fullan describe cómo los mejores líderes de sistemas educativos involucran a otros y distribuyen el liderazgo en todo el sistema (OECD, 2017).

Estos líderes pueden identificar tendencias emergentes y problemas que pueden ser importantes para sus maestros y escuelas. Tienen un estilo inclusivo que fomenta la colaboración y proporciona el espacio para que el personal tome riesgos. Son planificadores estratégicos y emprendedores, en el sentido de que pueden movilizar a las personas y el dinero necesarios para la innovación, y atraen personal talentoso. Construyen fuertes vínculos entre sectores y países, involucrando a líderes gubernamentales, emprendedores sociales, ejecutivos de empresas, investigadores y líderes de la sociedad civil como socios en la innovación para la educación y la capacitación (OECD, 2018, p.109)

El enfoque de las instituciones académicas debe ser en el aprendizaje lográndolo por medio del trabajo colaborativo y con un enfoque en resultados (DuFour, 2004). Para que las escuelas puedan influir de manera significativa en el logro de los estudiantes, el líder instruccional debe construir cultura y desarrollar agentes de cambio, para el desarrollo profesional de todos los adultos en una escuela (Saphier & West, 2010).

En el siguiente artículo, exploraremos la sexta herramienta, Creatividad y Pensamiento Crítico. ¡No se lo pierdan!

Sobre los autores:

Rita Sánchez  (rdsanchez@u-erre.mx) es la Directora del Lab de Innovación Educativa de la U-ERRE. Sus áreas de especialización y de investigación incluyen el diseño instruccional con enfoque transdisciplinarios, desarrollo profesional en liderazgo instruccional y en el área de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés).  

El Lab de Innovación Educativa (LIE) U-ERRE está comprometido con la creación y difusión de estrategias para buscar soluciones novedosas a los desafíos y retos actuales y futuros de la educación. Para más informes sobre el Lab de Innovación Educativa y sus proyectos, favor comunicarse a lie@u-erre.mx.

Referencias:

Davidson, C. N. (2017). The new education: How to revolutionize the university to prepare students for a world in flux. Hachette UK.

Darling-Hammond, L., Burns, D., Campbell, C., Goodwin, A.L., Hammerness, K., Low, E.L., McIntyre, A., Sato, M. and Zeichner, K., (2017). Empowered educators: How high-performing systems shape teaching quality around the world. John Wiley & Sons.

Saphier, J., & West, L. (2010). How coaches can maximize student learning. Phi delta kappan, 91(4), 46-50.

Duarte, N., & Sanchez, P. (2016). Illuminate: Ignite Change Through Speeches, Stories, Ceremonies, and Symbols. Penguin.

DuFour, R. (2004). What is a" professional learning community"?. Educational leadership, 61(8), 6-11.

Fullan, M. (2007). The new meaning of educational change. Routledge.

OECD (2018), World Class: How to Build a 21st-Century School System, Strong Performers and Successful Reformers in Education, OECD Publishing, Paris,https://doi.org/10.1787/9789264300002-en.