ALUMNOS


- Portal Alumnos
- Acceso a Blackboard
- Acceso a Padres
- Acceso a Biblioteca Digital (SIB)
- Tutorial para Elaborar Horario
- Tutorial para Activar Correo Gmail

COACHES


- Acceso a Blackboard
- Acceso a Profesores

COLABORADORES


- Portal Colaboradores
- Portal Recursos Humanos
- Portal Bolsa de Trabajo
- Portal Expediente U-ERRE
- Acceso a Profesores

Creatividad y Pensamiento Crítico

Sexta herramienta esencial para resolver problemas que aún no identificamos.
 Por Rita Sánchez

“La curiosidad mató al gato, pero al creativo lo salvó.” - Anónimo

¿Quién de nosotros ha escuchado que los robots nos van a reemplazar? Yo creo que la mayoría de nosotros. Pero, ¿qué tan cierto es esto? ¿Realmente están nuestros empleos en peligro? Es un hecho que el mundo está cambiado y que las tecnologías exponenciales están marcando el rumbo de nuestras vidas. Reportes como The Future of Jobs del Foro Económico Mundial, A Future that Works: Automation, Employment and Productivity del McKinsey Global Institute y The Risk of Automation for Jobs in OECD Countries de la OCDE muestran la realidad: muchos empleos actuales sufrirán la consecuencias del avance tecnológico. ¿Será que la fuerza laboral está siendo desplazada debido a que la inteligencia artificial reemplazará a la humana? ¿Será que la tecnología está transformando la naturaleza de las tareas que actualmente realizamos?

Para muchos estos reportes suenan aterradores y fatalísticos. Para otros, significan una oportunidad. Todo depende del lente con que veamos la automatización. Sí, es un hecho que los trabajos que involucran la recolección y procesado de datos, así como los que involucran cualquier tipo de trabajo físico predecible, son los más viables a ser automatizados (Manyika, Chui, Miremadi, Bughin, George, Willmott, & Dewhurst, 2017). Sí, también es un hecho que las actividades más difíciles de automatizar son aquellas que involucran una experiencia compleja en la toma de decisiones, planificación, interacción humana, imaginación o trabajo creativo (Cox & Alm, 2017).

Como era de esperar, los humanos siguen superando a las máquinas cuando se trata de innovar y empujar los límites intelectuales, imaginativos y creativos. Cómo bien dice Ava DuVernay, directora, guionista, productora y actriz, reconocida por su trabajo en la producción cinematográfica, Selma,

La creatividad es una energía. Es una energía preciosa, y es algo que hay que proteger. Muchas personas dan por sentado que son personas creativas, pero sé por experiencia, que la siento en mí misma, es una magia; es una energía. Y no se puede dar por sentado.

La energía creativa existe en nosotros y no podemos seguir ignorándola. De ella depende nuestra supervivencia en este mundo de avances tecnológicos. Creatividad significa transformar la realidad para crear un efecto subjetivo de armonía. La creatividad es una característica de los seres vivos que genera idea y acciones. La creatividad es una habilidad con la que se nace y se puede desarrollar. ¿Cómo podemos desarrollar la creatividad?

La creatividad, como término, surgió en las primeras décadas del siglo pasado y fue introducida por John Dewey en 1921. Para Dewey, la actividad creativa es principalmente una actividad intelectual (Mihai, 2016). "Un pensamiento es creativo, es un viaje a algo nuevo. Implica una cierta inventiva (...) como la novedad, la inventiva ingeniosa se relacionan con la forma en que el objeto se ve y los diferentes usos que recibe" (Dewey, 1972, p.139 citado en Mihai, 2017, p. 88).

Para pensar, necesitamos encontrarnos con una dificultad, la cual, según Dewey, es esencial para el pensamiento. Por eso la importancia de integrar el desarrollo de la creatividad y el pensamiento crítico en el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos. Un método que apoya este fin es el inquiry-based learning (aprendizaje basado en la indagación), un enfoque de enseñanza y aprendizaje que coloca las preguntas, ideas y observaciones de los estudiantes en el centro de la experiencia de aprendizaje (Learning I.B., 2013). Según Scardamalia (2002), los maestros desempeñan un rol esencial en el proceso al establecer una cultura de investigación para la resolución creativa de problemas en la cual participan activamente los alumnos tomando en cuenta sus necesidades de aprendizaje, intereses y contexto educativo.  

En conclusión, muchas tareas laborales serán reemplazadas por las máquinas. Sin embargo, tenemos una fuente de energía que las máquinas no tienen: la energía de nuestro poder creativo. Y haciendo referencia a las leyes de la física que dictan que la energía no se crea ni se destruye, sino solo se transforma, Maya Angelou establece, “No puedes agotar la creatividad. Cuanto más se usa, más se tiene.”

En el siguiente artículo, exploraremos la séptima herramienta, Colaboración. ¡No se lo pierdan!

Sobre la autora:

Rita Sánchez (rdsanchez@u-erre.mx) del Lab Innovación Educativa U-ERRE es la Directora del Lab de Innovación Educativa de la U-ERRE. Sus áreas de especialización y de investigación incluyen el diseño instruccional con enfoque transdisciplinarios, desarrollo profesional en liderazgo instruccional y en el área de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés).  

El Lab de Innovación Educativa (LIE) U-ERRE está comprometido con la creación y difusión de estrategias para buscar soluciones novedosas a los desafíos y retos actuales y futuros de la educación. Para más informes sobre el Lab de Innovación Educativa y sus proyectos, favor comunicarse a lie@u-erre.mx.

Referencias:

Cox, W. Michael & Alm, R. (2017). The Imagination Age - America's Fourth Wave of Economic Progress 2016-2017 Annual Report. William J. O’Neil Center for Global Markets and Freedom and SMU Cox School of Business.  

Dewey, J., (1972). Democratie si educatie, O introducere in filozofia educatiei. Bucuresti: Editura Didactica úi Pedagogică.

Learning, I. B. (2013). Capacity Building Series.

Manyika, J., Chui, M., Miremadi, M., Bughin, J., George, K., Willmott, P., & Dewhurst, M. (2017). A Future that Works: Automation, Employment, and Productivity. McKinsey Global Institute.

Mihai, D. (2016). John Dewey-the precursor of pedagogy of creativity. Journal of Educational Sciences and Psychology. Vol. VI (LXVIII).

Scardamalia, M. (2002). Collective cognitive responsibility for the advancement of knowledge. Liberal education in a knowledge society, 97, 67-98.