ALUMNOS


- Portal Alumnos
- Acceso a Blackboard
- Acceso a Padres
- Acceso a Biblioteca Digital (SIB)
- Tutorial para Elaborar Horario
- Tutorial para Activar Correo Gmail

COACHES


- Acceso a Blackboard
- Acceso a Profesores

COLABORADORES


- Portal Colaboradores
- Portal Recursos Humanos
- Portal Bolsa de Trabajo
- Portal Expediente U-ERRE
- Acceso a Profesores

MI HIJO AGRESIVO

Por Jannet Cendejas 
 
El día de hoy he decidido escribir porque he visto con frecuencia datos que alarman. Lo primero es que la edad en la que los niños empiezan a ser violentos, es desde etapas tempranas. Los niños agresivos también acuden con problemáticas complicadas, es decir, no solo físicas, sino también mentales o sociales. Además, cada vez, los actos que realizan son más violentos.  
 
Empecemos con definir qué es un niño agresivo… 
 
Cuando hablamos de niños agresivos (al menos para este artículo) nos vamos a referir a aquellos quienes mantienen conductas violentas para con ellos mismos o con los demás. Es decir, golpean, amedrentan o amenazan, usan palabras altisonantes, pueden cometer actos de abuso sexual e incluso atentar contra su vida. 

Ahora bien, se han puesto a pensar, ¿por qué un niño puede cometer estas acciones contra él mismo o hacia otros? Existen diversos factores que pre determinan estas conductas: 

  1. Deficiencias en el apego: la falta de capacidad para poderse vincular afectivamente con otros, hace que los niños tengan deficiencias importantes para ser empáticos y mostrar culpa o remordimiento. Esto es relevante porque no se frenarán para evitar conductas agresivas.
  2. Maltrato familiar: los niños aprenden lo que ven, sobre todo si están en su primera infancia. 
    Por lo tanto, si las pautas que están aprendiendo para la solución de problemas se basan en el maltrato; su forma de conducirse va a ser a través de actos abusivos y agresivos.  
    Y por consiguiente, su esquema de valores se verá deteriorado. 
  3. Componente biológico: algunos niños sufren de enfermedades neurológicas, las cuales provocan que se tornen impulsivos. En este punto es importante diferenciar entre la agresión por impulsividad o por intencionalidad. Hay que identificar al niño que tiene trastorno de déficit de atención o convulsiones y que reacciona de una manera violenta a causa de su padecimiento. 
  4. Medio ambiente o social: los niños que crecen en ambientes hostiles tienen que defenderse para sobrevivir, asimismo, a quienes se les ha inculcado las conductas agresivas como medio para demostrar poder y darse a respetar, serán agresivos. 

¿Qué hacer como padre para evitar que mi hijo sea agresivo? 
Éstas son algunas de las recomendaciones para regular las conductas agresivas de los niños: 

  1. Mantén una relación cercana, amorosa y armónica con tu hijo.
  2. Sé congruente: si le pides a tu hijo no ser agresivo, es importante que tus actitudes sean pacíficas, afectivas, respetuosas y apacibles para que el niño aprenda de ti.
  3. Limita la agresión en casa y utiliza como dinámica poner consecuencias a sus actos. 
  4. Establece límites y reglas que no sean violentas. Recuerda no utilizar gritos ni golpes.  
  5. Supervisa sus amistades y el ambiente que lo rodea. 
  6. Propicia ambientes sanos, como los deportivos, culturales o artísticos.
  7. Si tu hijo padece alguna enfermedad médica o psiquiátrica por la cual tenga conductas impulsivas, apóyalo con el tratamiento adecuado. Sé consciente que él solo no podrá controlar sus reacciones. 

 

Perfil de Jannet Cendejas: 
Actualmente es coordinadora de evaluación diagnostica en Sociedad Consique y coordinadora directora en Salud Mental desde el embarazo. 
Ha colaborado en diversos proyectos gubernamentales relacionados con evaluación y prevención (DIF NUEVO LEÓN Capullos 2014 al 2015), conasociaciones relacionadas con la salud mental, en escuelas llevando a cabo conferencias y en el Laboratorio de Desarrollo Infantil U-ERRE impartiendo platicas. 
Es miembro del Comité de Bioética en Instituto de Investigaciones en Bioética y docente en el mismo. 
Es colaboradora en medios impresos y electrónicos, en periódicos como Close Up de SLP México y el Norte de MTY, NL, difundiendo temas como: salud mental en primera infancia y salud mental desde el embarazo. 
Es egresada de la Licenciatura en la Facultad de Psicología en la U-EREE.  
Cursó en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Universitario la especialidad de Psicoterapia y Psicodiagnóstico para adultos y tiene una subespecialidad de Psicoterapia y Psicodiagnóstico de niños y adolescentes. 
Tiene un master en Bioética y actualmente cursa el primer año del doctorado en Bioética. 

 

21 February 2018