Comparte este articulo:

Sin el mínimo conocimiento sobre la cultura mexicana o su gente, Laura ha encontrado en la UERRE una institución educativa que en corto tiempo la ha hecho sentir como en casa y que además le ha dejado como experiencia el dominar el idioma español de manera natural. “En Estonia sabemos muy poco sobre México pero estoy muy contenta en la UERRE, llegué aquí por medio de una familia con la que vivo aquí y me he encontrado con una universidad donde la gente es muy amable, donde los maestros y las materias se llevan de una muy buena manera, me va muy bien”, compartió Viljamaa. “Lo que más me gusta de la UERRE es su sistema, tiene horarios que me permiten descuparme temprano de las clases para poder hace otras actividades, a diferencia de Estonia, donde salgo muy tarde de las clases. También me gustan mucho sus instalciones, los espacios y colores, tiene áreas para descansar, para comprar, para comer; pero lo más importante para mi ha sido la amablidad de la gente porque cuando yo llegué estaba sola sin saber nada, no sabía cómo funcionaban las cosas”. Comentó que el idioma español, el cual desconocía, lo aprendió al leer libros, platicar con la gente y escuchar a los maestros durante las clases. Hoy por hoy lo habla, escribe y comprende totalmente. “Al principio no entendía nada, no he estudiado español como una materia nunca, lo he aprendido en mi vida normal en la universidad”, dijo. Laura regresa a Estonia en julio próximo y aseguró que se llevará a a casa una experiencia única gracias a la UERRE. *¡Normaalne! (“¡Normal!”) es lo que dicen los estonios cuando gozan de una racha de buena suerte.

01 April 2016

Noticias Relacionadas