Comparte este articulo:

¿Sabías que leer es igual de benéfico para tu cerebro que el ejercicio para el cuerpo? Genera bienestar y te libera del agotamiento. Así que si decides despegarte de los medios digitales e iniciar una lectura interesante, el doctor Manuel Yarto analiza y te ofrece dos sugerencias:

Por Manuel Yarto


La sociedad del cansancio
Byung-Chul Han se llama el joven filósofo coreano que es hoy uno de los mayores fenómenos editoriales en Alemania, casi como si fuera un novelista de bestseller. Quizás se deba a que sus trabajos están dirigidos a reflexionar sobre la vida cotidiana actual, que en más de un momento nos parece confusa y carente de sentido.

Me ha llamado la atención su obra porque parte de una premisa que nos parece obvia y al mismo tiempo novedosa: educado en las últimas décadas en la religión de la competencia y la eficiencia, el hombre actual se ha convertido en el explotador de sí mismo, bajo la creencia de que es un acto de libertad.

Para el pensador asiático, el capitalismo ha logrado tal extremo de control del pensamiento, que ha llegado al punto donde ya no necesita explotar al trabajador para existir, pues es el mismo trabajador quien se exige hasta el agotamiento. Y agrega, la fatiga es el síntoma de nuestro tiempo, de ahí el título de su libro: “La sociedad del cansancio”.

Byung-Chul Han explica en forma clara, pero que exige concentración, que el agotamiento en que vivimos nos está llevado a un estado normalizado de depresión; una epidemia mundial cuya prueba más evidente es el número de suicidios que suceden cada año. Hoy la cantidad de suicidios es mayor que las muertes por guerras y homicidios juntos.

Aunado a estas condiciones de agotamiento y depresión está el creciente narcisismo que nos impone la cultura, donde lo importante es el aparecer (Facebook como ejemplo de exhibicionismo) y no el ser. Y agrega: y cuando yo soy lo único importante, cuando solamente yo cuento, el OTRO deja de existir y con ello muere el eros. En esta sociedad donde el rendimiento es el valor fundamental, el cansancio es una experiencia solitaria que aísla y divide.

Otro dardo de su crítica a las sociedades contemporáneas es el exceso de estímulos informativos que nos impiden hacer un alto y reflexionar. Nos alejamos de todo aquello que nos requiere reflexión y meditación, que nos demanda detenernos. El exceso de estímulos, asegura, ha provocado el infarto del alma.

Autor de otros dos trabajos igual de críticos hacia el mundo de hoy – La Sociedad de la Transparencia y La agonía del Eros- Byung-Chul Han concluye: requerimos retomar el diálogo interpersonal, buscar la sorpresa y el misterio que hay en el OTRO, para superar el agotamiento al que nos hemos encadenado.

 

Un mundo desbocado
El libro realmente no es una novedad editorial; fue escrito en 1999 y la primera edición en español se publicó un año después. Sin embargo, su lectura, además de amena y breve, es una excelente medio para adentrarnos en el complejo y fascinante fenómeno que conocemos como globalización y su impacto en la vida de los casi 7 mil millones de humanos que habitamos este planeta.

El autor requiere muy poca presentación. Anthony Giddens (1938-2004) es el sociólogo de habla inglesa más importante del siglo XX, junto a otros como el francés Pierre Bourdieu y el estadounidense Daniel Bell. Con una obra enorme, es reconocido por su teoría de la estructuración y sus trabajos para renovar a la socialdemocracia europea a través de su teoría de la Tercera Vía.

El libro de Giddens está dividido en cinco pequeños apartados: globalización, riesgo, tradición, familia y democracia. Cada uno dedicado al impacto de ese nuevo fenómeno económico, tecnológico y social que se llama globalización.

A casi 15 años de su aparición, el libro de Giddens sigue siendo fresco y novedoso, pues toca con claridad aspectos fundamentales del debate que rodea a la globalización, desde los desequilibrios económicos, donde pocos obtienen altas rentabilidades y millones viven en una creciente miseria, pasando por el impacto que las tecnologías tienen en la vida diaria, hasta los cambios políticos como el debilitamiento del Estado-Nación o la desaparición del Estado de Bienestar, así como el surgimiento de nuevas identidades sociales y culturales.

No puede dejar pasar la oportunidad de comentar el capítulo referente a la familia. Quizás ahí es donde, después de la economía, más se ha dejado sentir para la mayor parte de la humanidad el impacto de la globalización. Las relaciones sexuales y amorosas, el nexo padres-hijos, las relaciones de amistad y muchos otros puntos que tienen que ver con la vida privada, son analizados seriamente por Giddens.

Sin llegar a una postura determinista respecto a los pros y contras de la globalización, el sociólogo inglés deja asentada su visión del fenómeno cuando afirma: “Nunca seremos capaces de ser los amos de nuestra historia, pero podemos y debemos encontrar maneras de controlar las riendas de nuestro mundo desbocado”.

01 June 2017

Manuel Yarto Wong


Doctor en Comunicación y Estudios Culturales

Ver Perfil

Noticias Relacionadas