Comparte este articulo:

Por César Orozco

Como cualquier actividad, la educación universitaria se ha visto sometida a una evolución constante. Lo que comenzó como la venta de conocimiento, y luego la certificación del mismo se ha vuelto un modelo de transferencia de conocimientos y habilidades en conjunto, en espacios modernos y cómodos.

La llegada de la generación Millenial a las universidades removió los cimientos de la educación profesional, donde los jóvenes llegaron con demandas nunca antes vistas: sistemas sencillos de aprendizaje, uso de imágenes en clase, pocas actividades para llevar a casa, evitar el plagio desde internet, el desuso del libro físico, el maestro al que se le habla por su nombre, despareciendo el “señor”, “señora”, “licenciado”, “maestro”.

¿Quée debe esperar el maestro actual? La figura del académico de tiempo completo tenderá a desaparecer, ya que se convertirá en un coach educativo y de vida, puesya que antes de exponer su conocimiento estará compartiendo su experiencia práctica profesional con técnicas didácticas novedosas y adecuadas a las competencias profesionales que el nuevo universitario necesitará para el entorno más competitivo. Su función principal será entonces POTENCIALIZAR a sus estudiantes en su tema de experiencia. Deberá enseñar a pensar.

¿Y el alumno? Trabajará a un ritmo más acelerado para buscar información, así como descartar la información NO útil de la cual se verá rodeada debido a la sobreoferta de la misma. Estará obligado a que este se aplique inmediatamente en su vida cotidiana, porque de otra manera no será competitivo.

¿Y las Universidades? Como concluyó Darwin: solo las más aptas, las que se anticipen para provocar el cambio sobrevivirán y, además, estarán siempre obligadas a un proceso de mejora continua en su oferta con modelos académicos de vanguardia. Recordemos que hay una nueva generación arribando a las mismas: Los Búnker, los cuales ya tienen sus propias demandas específicas.

Todos los sistemas encuentran su equilibrio, y la universidad estará continuamente en un proceso de innovación y revolución permanente. Se requieren mejores académicos con mejores niveles de competencia y adaptación para enfrentar el ciclo permanente de cambio.

Bienvenidos sean los protagonistas del mañana. Aquellos que conseguirán obtener lo mejor de síi mismos para sí y para los demás.

Por más de 15 años he sido un activo partícipe del proceso de aprendizaje-enseñanza en una universidad privada, soy un creyente de la evolución que motiva la creación de una mejor versión de cada persona y sistema.

 

15 November 2017

César Orozco


Director de Posgrado de Ingeniería y TI

Ver Perfil

Noticias Relacionadas