Comparte este articulo:

Son variadas las razones que impulsan a una persona a estudiar un posgrado, mencionando: acceso a mejores posiciones laborales y por consecuencia mayores ingresos, ampliación de redes de contactos, aprendizaje de nuevas líneas de pensamiento y quizá, el de tener más reconocimiento en su entorno social. Ahora bien, para hacer una buena elección de un posgrado es conveniente tener un plan de vida y carrera definido. En la historia de Alicia en el País de las Maravillas, el Gato Risón le dice a la protagonista: Para saber qué camino seguir, debes de saber hacia dónde quieres dirigirte. El primer elemento a considerar es: ¿Qué pretendo ser? Empresario, Empleado, Consultor, Especialista en algún tema, Investigador, Académico, etc., esto permitirá elegir un programa enfocado a la investigación o bien, profesionalizante. Como segundo punto también debe de considerarse la demanda de profesionales en un determinado tema, no es lo mismo un Maestría en Administración que una Maestría Ciencias de la Tierra en una metrópoli industrializada. Actualmente en México los especialistas más demandados están en las áreas de Energía, Administración, Educación, Derecho, Psicología, Computación, Finanzas, Ingeniería Civil, Economía y Ciencias Sociales. El tercer aspecto es la Institución educativa donde se cursará, es sumamente valioso identificar cuáles son los temas “insignia” en la que la Universidad es reconocida. Las búsquedas en internet de opiniones al respecto de los programas académicos y maestros son recomendables para mejorar la toma de la decisión. Si el presupuesto y tiempo lo permiten, se deben considerar que el programa te permita tener una doble titulación o posgrados en el extranjero. El cuarto elemento, son las instalaciones y equipamiento de la Institución, incluye elementos como infraestructura, plataformas tecnológicas, espacios de aprendizaje y elementos periféricos de formación integral, tales como gimnasios, grupos estudiantiles, culturales, entre otros. Por último, y lo considero muy importante, es que el candidato se “conecte” con la institución, que se considere una parte integral de la misma. Que identifique que la Escuela a la que dedicará su tiempo, dinero y esfuerzo sea una extensión de su propio ser.

15 December 2015

Noticias Relacionadas